ISSN 1831-5380
Mapa del sitio | Aviso jurídico | Cookies | Preguntas más frecuentes | Contacto | Imprimir la página

4.2. Documentos originales

Desde finales de la década de los noventa del siglo pasado, los documentos originales se producen en formato electrónico (Word, PDF, HTML, etc.). La preparación y el tratamiento del texto están estrechamente relacionados con el uso de procedimientos informáticos bien definidos (macros, programas de corrección, etc.). Esta sección describe los procedimientos recomendados para un tratamiento optimizado de los textos que se van a publicar, que simplemente se añaden al trabajo tradicional del texto (preparación lingüística).

Además, estas recomendaciones se centran en el tratamiento de los archivos en formato Word, que es la herramienta estándar para introducir documentos originales en las instituciones europeas. Los principios básicos que a continuación se describen pueden adaptarse fácilmente a cualquier otro programa informático del mercado.

4.2.1. Principio de una cadena de producción

Los originales facilitados por los servicios autores deben someterse a una preparación cuidadosamente organizada. Para una producción eficaz y por tanto rápida, se recomienda establecer «cadenas de producción» entre los servicios autores, la Oficina de Publicaciones y las imprentas.

Por «cadena de producción» hay que entender simplemente unos principios de trabajo comunes desde la creación del texto en soporte electrónico:

hojas de estilo/plantillas o protocolos de balizado (véase el punto 4.2.2),
normas de escritura estándar (con aplicación de las normas y convenciones del presente Libro de estilo lo antes posible en el procedimiento de preparación de los documentos).

Al comienzo de cualquier trabajo, el gestor de proyecto debe establecer todos los parámetros de producción en estrecha colaboración con el autor y el impresor. Hay que empezar por establecer la configuración necesaria de los archivos. Pero, sobre todo, en esta etapa ya debe determinarse con precisión el uso de protocolos de balizado o de hojas de estilo (véase el punto 4.2.2), cuya definición depende directamente de los programas de transcodificación/de recuperación propios de los impresores.

En un procedimiento de este tipo, cualquier acción debe remontarse lo más alto posible en la cadena de producción. Las ventajas son: la preparación del manuscrito puede mejorarse, evitando que se multipliquen las intervenciones manuales inútiles, e incluso costosas, y a menudo fuente de errores. Al final, la producción es mucho más rápida, la calidad se optimiza y los costes de producción se reducen.

Por último, un plan de trabajo estable y unificado le permite a cada parte que interviene optimizar sus procedimientos. Aunque el esquema es generalizado, pueden establecerse procedimientos idénticos para todas las partes que intervienen en la producción, en particular las imprentas, lo cual, en caso de imprevistos, le permite a la Oficina, y por tanto a los autores, poder recurrir rápidamente a otro contratante en caso de necesidad, sin romper bruscamente el proceso de producción.

Última actualización: 30.4.2012
Arriba
Página anteriorPágina siguiente